“Año de la consolidación del Mar de Grau”                         

Se necesita una reforma tributaria estructural

Si el Gobierno Nacional quiere pasar un fin de año feliz en términos económicos y garantizar tranquilidad fiscal para 2017, deberá radicar en la Comisión Tercera de la Cámara de Representantes un proyecto de ley de reforma tributaria basado en 95% en las sugerencias de la Comisión de Expertos Tributarios creada para tal fin.

Si no lo hace, y deja pasar los días, generará un efecto dominó en las revisiones de las calificadoras de riesgo que están pendientes de la decisión del Ejecutivo.

El Gobierno Nacional ya no tiene plebiscito en el horizonte ni elecciones regionales o municipales en el corto plazo, ni mucho menos debe trabajar contra reloj en alcanzar acuerdos con la guerrilla que se llevan a cabo en La Habana, lo que quiere decir que cuenta con el capital para hacerle un bien superior al país económico y llevar el sistema tributario actual a un nivel más eficiente que garantice los recursos que la inversión social requieren. No sobra volver a repetir que el sistema tributario y el Estatuto Tributario que nos rige, es una colcha de retazos pegado con las necesidades fiscales de cada gobierno en lapsos de 20 meses. No se trata de igualar el régimen de impuestos colombiano con el de los países de buenas prácticas en la Ocde, sino en hacer del cobro de impuestos una de las herramientas que más generen igualdad social.

Muchos se ha hablado del aumento del IVA, el impuesto sobre las ganancias ocasionales, los descuentos o la actualización de la base gravable en donde las fundaciones empiecen a contribuir más al fisco, pero esta vez queremos hablar de la necesidad de “estudiar la eliminación de los llamados parafiscales remanentes para el sistema de salud, el Icbf y el Sena, así como la contribución para las cajas de compensación”, esto último en palabras textuales de la Comisión de Expertos. Es muy interesante la propuesta de que el Gobierno debe comprometerse a incluir en el presupuesto anual una partida para las cajas de compensación equivalente al valor del subsidio familiar pagado. Son muchas las alternativas que surgen que pueden aliviar la carga de los empresarios quienes de una u otra forma se verán afectados como personas naturales, como accionistas o como simples consumidores.

El peor de los mundos es que la Dian y el Ministerio de Hacienda caiga en el juego de los lobistas, de los intereses particulares de los gremios y en las mañas tradicionales de muchos congresistas que estudian la reforma con ojos electorales y vuelvan a aprobar una reforma tributaria de trámite simple que solo tenga alcances para aliviar las obligaciones del año nuevo. El otro lío que deben enfrentar las autoridades económicas es la bipolaridad tributaria de algunos los gremios económicos, que en tiempos fuera de estudio de proyectos de ley en el Congreso, son muy amigos de mejorar el sistema, pero cuando hay que mejorarlo, prevalecen sus intereses.

Valora este artículo
(0 votos)
Prensa Ilucan

Identificados con las causas nobles del pueblo y con esa ética de solidaridad social valorando la conducta humana, habiéndose ganado el corazón del pueblo,  este medio de comunicación es una buena alternativa para encausar el verdadero desarrollo de los pueblos.

Twitter: https://twitter.com/radioilucan Facebook: https://www.facebook.com/RadioIlucan/?fref=ts

Sitio Web: www.radioilucan.com
Volver Visitas