“Año de la consolidación del Mar de Grau”                         

“DEVOCIÓN O INTERESES DE TRAS DE LA TAUROMAQUIA”

Escribe: Moisés Ramírez Chilcón

Amigos de “Sucesos” de Radio Ilucán.

“Nadie ama lo que no conoce” eran las palabras de un viejo maestro que pronunciaba cada vez que se refería al cuidado de alguna actividad autóctona de nuestros pueblos. Pero, que con el paso del tiempo muchos optan por aferrarse a algo que se desconoce y todo lo que se desconoce genera indignación y descontento.

Amigos oyentes, nuestra población fue escenario de dos puntos de vista divergentes con relación a la reducción de las siete tardes taurinas. Por una parte un sector mostraba argumentos no solo del derroche económico que pone en tela de juicio las arcas de Municipalidad provincial de Cutervo, sino también por el salvajismo y el maltrato hacia los animales indefensos. Del otro lado, se sostenía que es una tradición propia de esta parte del Ilucan y como tal debería defenderse su continuidad, punto que fue defendido por quienes cuando se trata de protestar por los actos de corrupción en las instituciones brillan por su ausencia.

Ante estos puntos encontrados de las siete tardes de sangre y arena usted se preguntará ¿Qué es la tauromaquia? ¿Es propia de nuestra tierra? ¿Por qué algunos la repudian y otros la defienden? Para algunos es el arte de lidiar o enfrentarse a los toros tanto a pie como a caballo. Su origen nos dice que esta “festividad” nació en España en el siglo XII y que en la actualidad se practica en Portugal, el sur de Francia y en diversos países de Hispanoamérica y como no en el nuestro.

En la antigua Roma se presentaban espectáculos con bovinos que eran arrojados a las arenas de los circos para su captura y muerte por parte de algunos representantes de las clases pudientes. Sin embargo, en los circos romanos también se arrojaban esclavos para luchar con las fieras cuando eran condenados a muerte. El emperador compartía vino y todos embriagados comían y bebían y entonces el pueblo segado por la brutalidad aplaudía cuando muchos de sus hermanos terminaban siendo devorados por los animales feroces mientras las autoridades se dedicaban al saqueo. Con estos argumentos quiero dejar muy en claro que dicha tradición no es propio de los cutervinos ni de ningún lugar de esta parte de los andes. Nos dejaron los españoles, hombres ociosos y haraganes por donde se los mire. Nunca realizaron trabajo alguno, para sacar dinero fácil explotaban al indio, cobraban impuestos que no existían, corridas de toros, casino, pelea de gallos que con tal de cubrir sus putrefactas ambiciones estaban dispuestos a todo.

Muchas autoridades hoy en día dicen que la tauromaquia es parte de nuestra cultura pero, yo refuto esas ideas paleolíticas que es propio de quienes segados por la vejez y la avaricia tienen miedo a chocar con sus intereses por lo que prefieren renunciar a sus convicciones. Entonces llenos de hipocresía se dan lujos, viajes, corrupción no tienen escapatoria al decir que están con el pueblo por miedo a perder el poder y no porque estén convencidos de este punto tan controversial.

Con ese dinero que se malversa podrían atenderse tantas necesidades que nuestros hermanos requieren: educación, salud, electrificación y otros servicios. Finalmente, concluyo que no estoy de acuerdo con unos cuantos vivos que argumentan que San Juan quiere fiestas, sacrificio y vanidades… ¿Hasta cuándo de la tortura animal? ¿Hasta cuándo la cultura de matar, burlar, torturar cuando su significado es cultivar la tierra y cultivar la vida? ¿Por qué el ser humano es más animal que el propio animal?

Desterremos estas prácticas que se arrastra y se encarna, que son propias del pensamiento colonial, del pensamiento español, del pensamiento abusivo, que destruyó el imperio de los incas el más grande de América y que la única herencia que nos dejaron es la corrupción, viveza y muerte.

Entre los entendidos de los impuestos se ha defendido el principio válido de que los tributos deben tener un carácter progresivo, esto es, que quien tiene más debe pagar más y viceversa. Y en esos términos se ha considerado que la tributación sobre la renta y la riqueza cumple con ese postulado de redistribución del ingreso

Si el Gobierno Nacional quiere pasar un fin de año feliz en términos económicos y garantizar tranquilidad fiscal para 2017, deberá radicar en la Comisión Tercera de la Cámara de Representantes un proyecto de ley de reforma tributaria basado en 95% en las sugerencias de la Comisión de Expertos Tributarios creada para tal fin.

Luego de la trepidante semana posterior al plebiscito, los colombianos vemos cómo el inicio de los diálogos con los guerrilleros del ELN en Quito, más los acercamientos de los líderes del No con el Gobierno Nacional, hacen que soplen vientos de optimismo, no solo para lo que resta del año, sino para construir entre todos una paz sólida y duradera.

Es sorprendente el nivel de radicalización que ha adquirido la campaña política en Estados Unidos, en la que lo menos importante parece ser el debate de ideas acerca de propuestas para darle espacio al ataque personal y al destape de los asuntos privados entre los aspirantes a regir los destinos de la gran potencia en los siguientes cuatro años.

Si revisamos la historia reciente de los descalabros financieros más sonados encontraremos rápidamente tres casos muy representativos que encienden las alarmas sobre una práctica habitual entre los colombianos que consiste en buscar altos rendimientos para sus ahorros sin importar la naturaleza de los negocios.

Volver Visitas